Testimonio de Pedro Bautista Calvo, víctima de desaparición forzada temporal y tortura durante los hechos represivos suscitados el 30 de mayo en San Cristóbal de Las Casas

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

San Cristóbal de Las Casas a 05 de mayo de 2018

Testimonio de Pedro Bautista Calvo, víctima de desaparición forzada temporal y tortura durante los hechos represivos suscitados el 30 de mayo en San Cristóbal de Las Casas

Mi nombre es Pedro Bautista Calvo soy campesino e integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS).

El 30 de mayo en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas más de 200 policías nos reprimieron violentamente mientras realizábamos un volanteo carretero para exigir la presentación con vida de los detenidos desaparecidos y el alto al terrorismo de Estado.

Comenzamos a las 9:00 am con nuestra actividad, un volanteo en el crucero conocido como San Pablo, pero minutos después los policías llegaron y comenzaron a lanzar gas lacrimógeno y piedras, su intención era reprimirnos y prohibirnos nuestro derecho a manifestarnos, porque pedimos la presentación con vida de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz y la de otras víctimas detenidas-desaparecidas.

Yo no pude ver todo el hecho, porque tan pronto llegaron los policías, algunos agentes ministeriales me atacaron, me detuvieron con tortura creo eran como las 9:20 a.m., me dieron patadas en la espalda, en los brazos y me encañonaron en la cara y en el estómago. Cuando me subieron a la camioneta, me pusieron boca abajo y un policía se puso de pie sobre mi espalda, otro puso su pie sobre mi rostro, por eso no pude ver a dónde me llevaban.

Cuando se detuvo el vehículo donde me llevaban me bajaron con violencia, me empujaban, siempre me obligaron a llevar la mirada hacia abajo, en cuestión de segundos llegamos ante la entrada de un cuarto, abrieron la puerta, en éste no había iluminación estaba obscuro, en seguida me introdujeron y bruscamente me dijeron: ¡Siéntate!

En ese cuarto ligeramente me percaté que fueron cuatro policías quienes me golpearon, aún me obligaban a mantener la cabeza hacía el piso, de pronto escuché la primera amenaza y al mismo tiempo sentí más golpes de puños en mi rostro, luego en mi espalda “(…) orita te llevó la verga” comencé a desangrar.

Acto seguido me preguntaron “(…) de qué organización eres, quién es el que dirige”, les respondí que no sé nada, cuando escucharon esto, se molestaron porque me golpeaban con más fuerza, sentí los puños en mi espalda, rostro y estómago, fueron dolores intensos, fue en esta parte que sentí que me rompieron la nariz.

Uno de ellos me dijo “(…) te estás haciendo, verga, te vamos hacer hablar orita” me siguieron golpeando, de tantos golpes que me dieron perdí el conocimiento por un instante, recobré la conciencia en eso escuché cómo a través de la radio uno de los policías torturadores le preguntó a otro “¿qué hacemos con este?” y dijo: “(…) ya suéltenlo” supuse que era el comandante porque después de esa comunicación, ya no me siguieron golpeando.

Pero antes de dejarme ir, me amenazaron que si otra vez se repetía [refiriéndose a nuestras actividades de denuncia] me “llevaba la verga y ya no saldrá libre de la cárcel”. Me quitaron una mochila que estaba nueva y el poco dinero que llevaba.
Nuevamente me amenazaron diciéndome que si en otra ocasión se repite, “no te la vas acabar y te desapareceremos”, al final, antes de dejarme ir, me dieron una bolsa de jabón para que lavara mi camisa que estaba manchada de sangre, yo les dije que no lo quería lavar, pero uno de ellos me dijo: “(…) aquí vas a hacer lo que nosotros te digamos”.

Agarre la bolsa de jabón y me dijeron que la lavara bien de lo contrario, no me dejarían salir, la lavé y después me la puse, cuando me llevaron a la puerta de salida, el policía que me dejó en la entrada de ese lugar me indicó en qué dirección debía caminar si quería llegar a Teopisca porque iba a buscar a mis compañeros para ver si aún los encontraba.

Cuando salí del lugar caminé por donde me dijo, vi algunas tiendas grandes, me dijo que había un mercado cerca, pero que me fuera derecho, como no conozco San Cristóbal, llegué a otra calle grande y más o menos me ubiqué por donde queda Teopisca.

Ver en línea : Testimonio de Pedro Bautista Calvo, víctima de desaparición forzada temporal y tortura durante los hechos represivos suscitados el 30 de mayo en San Cristóbal de Las Casas

Navigation

AgendaTous les événements

ThèmesTous les tags

34/1341
101/1341
142/1341
368/1341
266/1341
70/1341
41/1341
64/1341
18/1341
353/1341
287/1341
60/1341
16/1341
79/1341
41/1341
15/1341
221/1341
123/1341
32/1341
57/1341
32/1341
226/1341
105/1341
1341/1341
59/1341
467/1341
21/1341
139/1341
171/1341
44/1341
20/1341
527/1341
49/1341
17/1341
92/1341
98/1341
17/1341
15/1341
59/1341
48/1341
37/1341
105/1341
66/1341
51/1341
Soutenir par un don