Insensibilidad ante los presos políticos

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

Aurelio Fernández
E
l país está lleno de presos por oponerse activamente a medidas inaceptables de los gobiernos. Son cientos, aunque nadie ha hecho la cuenta para todo el país. Huelga decir que difícilmente existe una razón de justicia para privarlos de su libertad. Lamentablemente, no es un tema al que se otorgue la atención que merece; los defensores constantes de esta causa son grupos específicos, generalmente ligados a las familias y organizaciones de las que forman parte. Las condiciones en las que están en las prisiones son infames; lo son porque las cárceles en México son infames de suyo, pero los gobernantes o poderosos que ordenaron su detención dan instrucciones para que estos ciudadanos –la mayoría luchadores sociales valientes y decididos a enfrentar el oprobio que tienen enfrente– sufran las peores condiciones que ofrecen los reclusorios. El doctor José Manuel Mireles padece una severa enfermedad y lo tienen en condiciones absolutamente inadecuadas para atenderla, y como él, seguramente cientos de presos de conciencia tienen que soportar vivir en condiciones infrahumanas.

En Puebla se creó hace tres años el Comité para la Libertad de los Presos Políticos y contra la Represión Social, que el jueves 9 de marzo convocó una manifestación frente a la casa de gobierno, a la que acudieron todas las organizaciones y familiares de los reos en la entidad. Este comité ha recabado testimonios de los procesos legales de los detenidos y su situación en las cárceles: por ejemplo, el hacinamiento en la prisión de Cholula de hasta 20 convictos en celdas de cuatro por cuatro metros, y debían dormir literalmente como en lata de sardinas. Pero en el Centro de Reinserción Social de San Miguel, en la capital del estado, en celdas de dimensiones semejantes a las mencionadas se meten hasta 50 reos, lo que les impide dormir acostados, y eso lo hacen unas horas por las mañanas, cuando los sacan a patios o pasillos. Todos deben soportar el interminable olor de inhalantes y mariguana, elementos aturdidores que circulan ahí por sumas aceptables.

Rafael Moreno Valle, suponen quienes lo conocen, sabe perfectamente a qué sufrimientos, mediante qué torturas son atormentados los presos que él ordenó encarcelar por oponerse a sus apetitos de poder. Supo, sabe u ordenó.

Además de los que están presos, tampoco están en libertad plena quienes deben ir cada semana, cada 15 días, a firmar a los juzgados, que se encuentran impedidos para salir de sus localidades, quienes deben pagar abogados, papeleo y otros muchos gastos que afectan a familias enteras; son 159 en Puebla.

También se encuentran en la lista del comité quienes tienen órdenes de aprehensión sin ejecutar, que suman 186. De las decenas que han pasado por las cárceles quedan aún, todos en San Miguel, siete presos, cinco de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre: Rubén Sarabia, Simitrio, su representante histórico; sus hijos Atl Rubén Sarabia Reyna y Xihuel Sarabia Reyna, así como Fernando Alonso y José Muñoz Villegas.

Está el ambientalista Francisco Castillo Montemayor, por oponerse a la destrucción y comercialización del parque natural Flor del Bosque, e Israel Pacheco, quien estorbó las pretensiones de Moreno Valle de controlar el sindicato del municipio de Puebla. Hay tres perseguidos con medidas judiciales que son o fueron alcaldes y Moreno Valle los ve como peligrosos opositores: Ernestina Fernández, de Tehuacán; José Juan Espinosa, de San Pedro Cholula, y el ex alcalde de Puebla Eduardo Rivera. La suma total es de 361.

Nunca ha sido especialmente movilizador el tema de los presos sociales o políticos; no pasa de ser una consigna de lucha, pero eso no es suficiente, es preciso actuar por lograr su libertad plena. Es el peor oprobio para vivir en una sociedad que presume de democrática.

El escrito de un preso en La Habana en 1908, Abelardo Saavedra, hace una crítica similar a ésta y publica en su texto de ¡Tierra! una copla andaluza muy apropiada para el tema:

La libertá y la salú
son prendas de gran valía
ninguno las reconoce
hasta que las ve perdías.

Ver en línea : Insensibilidad ante los presos políticos

Navigation

AgendaTous les événements

ThèmesTous les tags

34/1340
101/1340
142/1340
368/1340
266/1340
70/1340
41/1340
64/1340
18/1340
353/1340
287/1340
60/1340
16/1340
79/1340
41/1340
15/1340
221/1340
123/1340
32/1340
57/1340
32/1340
226/1340
105/1340
1340/1340
59/1340
467/1340
21/1340
139/1340
171/1340
44/1340
20/1340
527/1340
49/1340
17/1340
93/1340
98/1340
17/1340
15/1340
59/1340
48/1340
37/1340
105/1340
66/1340
51/1340
Soutenir par un don