Condiciones carcelarias en La Palma Extracto de carta de Hector Cerezo

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 3%

Héctor CEREZO CONTRERAS envió una carta el 15 de mayo sobre las condiciones carcelarias actuales en el penal de La Palma:

[...]Mi primera llamada telefónica me la dieron a los 40 días. Es una llamada de 10 min. Cada ocho días. Ahora en el penal no hay escuela, ni trabajo, ni pintura, ni música ni teatro. Lo único que te permiten tener es un libro que te presta la institución quien te da una lista de la que uno escoge el libro. No permiten que los familiares depositen libros, revistas, periódicos o cartas a máquina o a computadora. Sólo pueden depositarte 10 hojas, como máximo, escritas a mano. En todo el día sólo una hora sale uno al patio. Te dan cinco minutos (algunos te dan tres) para comer, cinco para bañarte, cinco para cortarte las uñas (en teoría te prestan un corta uñas cada 10 días).

Cada vez que sales de la celda te hacen una revisión corporal que consiste en tener que alzarte la camisa y la playera hasta el pecho, luego bajarte los pantalones y los calzones, hacer tres sentadillas, volvértelos a subir y quitarte los zapatos y los calcetines. También te hacen esta revisión cuando vas a entrar a la celda si fuiste a C.O.C., a juzgados o a visita.

En los juzgados te desnudan por completo, también en la mayoría de los casos cuando vas a visita. Cuando sales de la celda todo el tiempo tienes que andar con las manos hacia atrás y si te detienes tienes que poner la cara frente a la pared. Sólo en la hora de patio puedes hablar y en tu celda o si te preguntan algo los oficiales.

Cada semana revisan la celda y las cosas personales. Y si metes un amparo contra la tortura y malos tratos; si es que lo ganas, no lo respetan e incluso te realizan un doble hostigamiento, igual pasa con las quejas en la CNDH, si las haces te quitan la visita o la llamada telefónica y te hostigan o de plano te castigan 15 ó 30 días.

Se vive una especie de estado de sitio, en donde la Constitución, las leyes y los derechos humanos no existen. Es un oasis de impunidad en donde el poder judicial, gobernación y la CNDH están en contubernio.

Hasta el día de hoy no tengo colchón, ni sábanas, ni mis lentes, ni televisor; cosas que la mayoría de los presos tienen. Ni siquiera a la Cruz Roja Internacional le han permitido que nos visite. No hay más reglas que las del oficial en turno. No te dan el reglamento, que por ley tendrían que dar y el que está vigente lo usan de manera discrecional. El trato es sumamente prepotente, humillante, como hay absoluta impunidad dictan castigos y segregaciones a su antojo. El retroceso en los derechos humanos bajo este gobierno va en la misma proporción que su derechización, ya ni siquiera se preocupa por guardar las apariencias, al contrario presume de la violación a los derechos humanos como si fuera motivo de orgullo.

A veces incluso son más duras y denigrantes las revisiones a nuestras visitas que a nosotros mismos. La política es aislarnos lo más posible de la gente que solidariamente nos apoya.

Bueno, pues a estas condiciones de prisión nos enfrentamos. Condiciones más duras y severas que hace dos o cuatro años. La idea central es mantenerte lo más ocioso posible, lo más aislado y sobre todo en un estado de sumisión total.[...]

Navigation

AgendaTous les événements

ThèmesTous les tags

34/1343
101/1343
143/1343
368/1343
266/1343
70/1343
41/1343
64/1343
18/1343
353/1343
292/1343
60/1343
16/1343
79/1343
41/1343
15/1343
222/1343
123/1343
33/1343
57/1343
33/1343
227/1343
105/1343
1343/1343
59/1343
467/1343
21/1343
146/1343
172/1343
44/1343
20/1343
527/1343
50/1343
17/1343
97/1343
98/1343
17/1343
15/1343
59/1343
48/1343
37/1343
108/1343
67/1343
51/1343