Viento de Libertad - Los saldos de la represión por motivos políticos en México

Portada del sitio > Infórmate > Escritos y cartas > Carta del profesor RUBÉN NÚÑEZ GINEZ, desde el penal de Hermosillo, (...)

Carta del profesor RUBÉN NÚÑEZ GINEZ, desde el penal de Hermosillo, Sonora

Sábado 18 de junio de 2016, por Comité Cerezo México

[/16 de junio de 2016/]

A mis PADRES, HIJOS, HERMANOS, MUJER, FAMILIA, AMIGAS, AMIGOS, CAMARADAS...

Gracias por su apoyo y convicción para este rebelde por convicción. Estén seguros y convencidos que estoy aquí por cumplir un deseo: el de ser libre de conciencia y luchador social por convicción, no por conveniencia. Porque así soy y ustedes me conocen más que nadie. Gracias por su apoyo, gracias por su amistad.

A mis COMPAÑEROS MAESTROS...

La lucha sigue, compañeros. Que nada los detenga. Ahora más que nunca debemos demostrarle al pueblo que la lucha no es sólo nuestra; que la lucha es de todos, que su apoyo será recompensado con un mejor mañana, una mejor educación al alcance de todos y un mejor futuro para nuestros hijos.

No desmayes, compañero, demuestra que estás preparado para educar a la niñez de México, pero también que eres fuerte para reclamar tus derechos y los del pueblo; que eres más que uno, que no basta una detención para parar nuestra lucha.

No te quiebres. No te doblegues. Yo estoy acá, pero estoy vivo y mientras viva soy sección 22. Me atarán las manos, me vendarán los ojos, encerrarán mi cuerpo, pero jamás mis ideales, jamás mi conciencia, porque ésta es de lucha, y la lucha está acá afuera y está contigo, maestro.

¡Hasta la victoria siempre!
¡Duro y adelante, compañeros!
¡Que la sección 22 muera el día en que muera el sol!

Al GOBIERNO MEXICANO…

Soy un maestro, no un delincuente.
Yo educo a la juventud de mi país, no le robo a nadie. Protejo el derecho del pueblo, no los intereses de unos cuantos.

Si este es el precio y la voluntad de Dios, que así sea. Pero los ideales no se compran ni se venden. La lucha del pueblo sigue porque el deseo no es sólo mío; el deseo es del pueblo.

Equivocado estarás hasta el final porque encerraste un cuerpo, ataste un par de manos, vendaste sólo dos ojos, pero jamás desaparecerás los ideales.

Y no, no estoy preso, porque mi conciencia se quedó en la lucha, en cada uno de mis compañeros, y eso basta para buscar la victoria. Un pueblo inconforme es un río que se desborda, y tú creíste que ese río lo controlaba un hombre, no es cierto, el pueblo luchará.

¡Hasta la victoria siempre!

RUBÉN NÚÑEZ GINEZ, desde el penal de Hermosillo, Sonora

¿Un mensaje, un comentario?

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.