Infante Trejo, Ilia Adad

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

Salió libre el 05 de abril de 2014

RESUMEN DEL CASO ILIA ADAD INFANTE TREJO

El C. Ilia Adad Infante Trejo (28 años, trabajador independiente, Filosofía C.U. UNAM) acudió a la marcha del 2 de octubre del 2013, al igual que muchos ciudadanos; en ella se desplego un operativo de "barrido y encapsulamiento", de parte del cuerpo policiaco del Gobierno del Distrito Federal. Entre las 17:30 a 19:00 horas en el entorno a la glorieta de Colón sobre Av. Reforma, el mencionado ciudadano Infante Trejo fue detenido con otras 100 personas sin cumplirse adecuadamente los procedimientos de detención.

Al ser trasladado al Ministerio Público de la Delegación Gustavo A. Madero fue seleccionado al azar con otras 6 personas para su presentación a la agencia 2, tomada su declaración 24 horas después, se procedió a su traslado con los otros 6, al Reclusorio Preventivo Varonil Norte.

El día 10 de octubre le fue dictado auto de formal prisión desestimando el juzgador los testimonios y pruebas-vídeo, presentadas en su defensa.

ANTECEDENTES

DETENCIÓN ILEGAL

(RELATORIA REALIZADA POR ILIA ADAD INFANTE TREJO EN OCTUBRE DEL 2013)

Ese día participé y documenté la marcha desde su salida en Tlatelolco, empezando a avanzar desde la mitad de la marcha aproximadamente. Todo transcurrió con normalidad hasta la salida del paso subterráneo a la altura de Garibaldi; fue entonces cuando aparecieron contingentes de policía montada en ambas banquetas.

En el cruce de av. Hidalgo y Eje Central la marcha dio vuelta mientras muchos avisaban que la confrontación había iniciado junto a Bellas Artes.

A lo largo de Av. Hidalgo se registraron escaramuzas con objetos sin choques directos. Varios manifestantes derribaron vallas de la alameda y hostigaron grupos de policías aislados.

Fue al momento de llegar a las inmediaciones del Metro Hidalgo cuando se desató la confrontación. Yo avanzaba por la banqueta norte, y pude apreciar objetos, botellas, volando del otro lado de la calle. De pronto aparecieron las nubes de humo blanco y se empezó a escuchar el silbido de proyectiles que no podía ver pero impactaban por encima de nuestras cabezas en postes y ventanas. Presumo eran balas de goma.

A continuación los granaderos o policías aparecieron avanzando sobre la multitud subidos en la estación de metrobus y con el tolete en mano. Ante la violencia y la confusión las personas corrieron en varias direcciones, algunos contingentes se dirigieron a San Hipólito tratando de frenarse sin lograrlo pues el miedo se apoderaba de todos.

Ante el riesgo de ser dispersados muchos presionamos para avanzar sobre Pase de la Reforma, mientras grupos de encapuchados se juntaban en grupos cerrados preparando botellas y otros artefactos.

El humo rojo invadió unos momentos la calle y la irritación en ojos y gargantas empezó a afectar a todos. Con trapos con agua o refresco nos cubríamos en medio de gritos y señales de alarma para que nos cuidáramos de lo posible presencia de granaderos en la calle de la Escuela de Periodismo Septien García.

Dispersos y agitados llegamos a la glorieta del caballito. Ahí muchos se habían detenido a reorganizarse aunque ya se avisaba del avance de contingentes de granaderos provenientes de Bucareli.

Opté por abandonar el lugar siguiendo por Reforma hasta las inmediaciones de la glorieta de Colón (antes de llegar a la misma). Desde ahí aprecie a lo lejos el incremento de violencia junto al Excélsior. Prácticamente había cesado el flujo de la marcha, era evidente que la habían cortado. A lo lejos las personas corrían en masa huyendo o acercándose a la zona del mencionado diario.

Al cabo de media hora muchos empezaron a correr a lo largo de la calzada, hacia donde yo me encontraba, en ese momento volteé y me di cuenta que elementos de la policía juvenil (vestidos de ropa azul claro) salían de la calle de Versalles e intentaban cerrar el paso.

Al alcanzar la banqueta del lado del monumento a la Revolución emergieron más granaderos que cerraban pero mirando hacia el caballito. Ambos grupos agredieron a varias personas incluidos dos fotógrafos.

En ese momento no vi otra opción que correr hacia el monumento a Cuauhtémoc esquivando las zonas donde se presentaba la violencia. No avance mucho cuando vi la valla de escudos cubriendo Reforma de a lado a lado. Al menos dos líneas de fondo tenía la valla y avanzaba a paso medio. Volteamos y vimos la valla de policía juvenil cubriendo toda retirada, para quienes habíamos quedado en la zona. El pensamiento y la voz fueron unánimes: había que salir de ahí hacia la Plaza de la República, al momento de intentarlo el comandante de la unidad cubría el flanco, nervioso y colérico presionando a sus subordinados para que cerraran líneas.

No vi otra opción que sentarme a las escalinatas de un hotel (Reforma 93 al parecer) resguardarme ahí para que los policías no me consideraran una amenaza ya que las agresiones se presentaban en muchos lados. Entonces se realizó el cerco policiaco, aproximadamente por unos sesenta elementos encapsulando a unas 80 personas.

Luego de unos momentos de tensión y mientras se incorporaban los mandos se acercó una persona vestido de civil (camiseta gris, pantalón mezclilla azul, pelo cortado en casquete corto) quien junto a otro mando empezó a comparar rostros con una cámara digital que tenía en sus manos.

Otros civiles sin identificarse tomaron fotos con celular mientras sólo una mujer y a un joven se les permitía el acceso al cerco para recabar datos (nombres y edades) de los detenidos. Las personas señaladas por el supuesto civil fueron apartadas del grupo y esposadas, momentos después arribo un camión, de la policía enfrente del cerco.

Entonces me percate que los policías no eran granaderos. Debajo de los petos, espinilleras y rodilleras, el pantalón y la camisa arrugada, revelaban policías preventivos con equipo antidisturbios. Los uniformes no mostraban ni números ni nombres, solo el escudo del brazo mostraba que era personal de la adscripción Polanco y Chapultepec.

Pararon varios minutos cuando el comandante ordeno que empezaran a subir a los hombres al camión. Fui conducido al mismo sin informárseme el motivo ni el destino de nuestro traslado, Adentro del camión se percibía la tensión policiaca cuando este fue rodeado con una valla de granaderos justo en el momento que varios contingentes alcanzaban el lugar con Reforma ya reabierta.

Muchos reporteros se colocaron enfrente del camión sacando fotos, cuando el vehículo comenzó a avanzar. La tensión creció hasta que los policías comenzaron a disparar los extintores hacia los fotógrafos, en medio de su carrera el autobús se abrió paso, hasta salir por alguna calle de Reforma.

El vehículo se dirigió al norte hasta incorporarse a Insurgentes, avenida por la que prosiguió hasta el Deportivo 18 de marzo. Ahí se detuvo unos minutos sin que los uniformados por qué al tiempo que recababan nuestros datos. La travesía continuó. Dos de los detenidos expresaron que tenían heridas y los elementos se limitaron a responder que esperaran.

Finalmente llegamos a la Delegación Gustavo A. Madero donde aguardamos hasta que se hizo noche sin descender del autobús. Luego de incorporarse a una escolta el autobús arranca hacía metro Martín Carrera y dobló a la derecha para tomar F.C. Hidalgo.

Nos llevó a la agencia GAM-6 donde se suscitaba una fuerte presencia policiaca entre elementos de la PGJ y de la SSP. Ahí subió un mando policial que, sin explicación alguna, selecciono a 8 personas de entre 40 que estábamos a bordo. Se nos ordenó bajar del camión y colocarnos en el lateral del mismo para una revisión, misma que realizo un oficial al que se le indico no debía dejarnos, ni perdernos. Cada uno éramos: “el chambelán” del oficial designado.

Estos 8 individuos, entre los que me cuento, fuimos trasladadas de regreso a la Delegación GAM e ingresados en la agencia GAM-2 a bordo de 2 camionetas de la SSP. Al poco tiempo empezamos a caer en cuenta de la delicada selección: se procuró que fueran mayores de edad y personas no heridas.

Entre nosotros se encontraba un menor que fue separado y los demás acabamos en galeras donde al fin nos conocimos. No fue hasta el día siguiente cuando se nos tomó declaración y fuimos informados de los cargos.

SITUACIÓN JURÍDICA.

CAUSA: 265
INDICIADO: ILIA ADAD INFANTE TREJO
DELITO: ULTRAJES A LA AUTORIDAD, ATAQUES A LA PAZ PUBLICA, DAÑO A LA PROPIEDAD (AGRAVADOS)
JUZGADO: CUATRAGESIMO PENAL EN EL DISTRITO FEDERAL
JUEZ: LIC. JORGE MARTINEZ ARREGUIN
UBICACIÓN: RECLUSORIO PREVENTIVO VARONIL NORTE

El día 10 de octubre le fue dictado auto de formal prisión desestimando el juzgador los testimonios y pruebas-vídeo, presentadas en su defensa.

Al 30 de octubre del 2013 estamos presentando documentos probatorios dentro de la etapa de investigación con vistas a la próxima audiencia, de la cual aún no tenemos fecha.

Resalto que un documento fundamental para la defensa son las cintas video-grabadas de las 3 cámaras de seguridad ubicadas en la citada glorieta de Colón; las hemos requerido desde MP, ante el juez 40 de lo penal y nuevamente para la etapa actual; sólo se nos presentó en el requerimiento ante el juez el fragmento de vídeo de una cámara de las 18 a 19:00 horas del día 2 de octubre.

BLOG

Navegar por las

AgendaTous les événements

TemasTous les tags

34/1340
101/1340
142/1340
368/1340
266/1340
70/1340
41/1340
64/1340
18/1340
353/1340
287/1340
60/1340
16/1340
79/1340
41/1340
15/1340
221/1340
123/1340
32/1340
57/1340
32/1340
226/1340
105/1340
1340/1340
59/1340
467/1340
21/1340
139/1340
171/1340
44/1340
20/1340
527/1340
49/1340
17/1340
93/1340
98/1340
17/1340
15/1340
59/1340
48/1340
37/1340
105/1340
66/1340
51/1340
Soutenir par un don